miércoles, 8 de diciembre de 2010

Frixuelos

Existen muchas variaciones de este sabroso y típico postre asturiano. La que os presento a continuación, es la receta que me enseñó a elaborar mi madre desde que era muy pequeñita. ¡¡¡Espero qué os animéis a probarla!!!

Ingredientes
  • 7-8 cucharadas colmadas de harina
  • 2 huevos
  • 1 vaso grande de leche
  • 1 cucharada generosa de coñac
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pizca de sal
Preparación
  • En un bol tamizamos la harina con la ayuda de un colador o tamiz. Añadimos la cucharada de azucar, la pizca de sal, la cucharada de aceite de oliva y la de coñac.
  • En un plato, batimos los huevos y los incorporamos a la mezcla anterior. Con una cuchara de madera, removemos bien para que se integren los ingredientes.
  • Ahora, vamos añadiendo el vaso de leche poco a poco sin dejar de remover. Al final, nos ha de quedar una masa de textura bastante líquida y fina.
  • Cubrimos la masa con un paño limpio y la dejamos reposar en un sitio oscuro un mínimo de media hora.
  • Ya podemos ir friendo nuestros frixuelos. Para ello, yo utilizo una taza o jarrita pequeña donde tengo un buen chorro de aceite de oliva. Cuando tenemos la sartén bien caliente, añadimos el aceite de oliva y dejamos que se caliente bien también. Ahora, retiramos el aceite en la tacita y con una garcilla o cacillo cogemos un poco de masa (se hace a ojo) y la echamos en la sartén. Movemos la sartén para que la masa se extienda por toda su superficie. Dejamos que se dore por un lado y le damos la vuelta.
  • Servimos el frixuelo en un plato y lo espolvoreamos con abundante azúcar.
  • Repetimos todo el proceso y vamos apilando los frixuelos uno encima de otro.
  • Se sirven apilados, y se van enrrollando según se van a comer.
Para degustarlos hay varias opciones. Personalmente, como más me gustan son tal cual los hemos hecho, es decir con azúcar. Pueden tomarse recién hechos, aunque también están deliciosos fríos.

Otra opción es rellenarlos con chocolate, nata, crema, mermeladas o compota. Van genial la de manzana o pera (incluso naranja) y culminar salseando con chocolate caliente.

Por último, podemos preparar deliciosos platos salados, simplemente tenemos que saltarnos el paso de espolvorearlos con azucar según los vamos sacando de la sartén. Así los podemos rellenar de jamón y queso, de salmón ahumado... todo lo que se os ocurra. El truco está, en una vez rellenos, colocarlos en una fuente de horno, cubrirlos con bechamel y espolvorear abundante queso rallado. Gratinamos unos minutos y tenemos un plato riquísimo en un momento.


Espero haberos abierto el apetito!!!

3 comentarios

Muchísimas gracias por dejar tu comentario!!! No te imaginas la ilusión que me hará descubrirlo :)

Carrot Cake © - DESIGNED BY HERPARK