viernes, 12 de mayo de 2017

Viernes de Inspiración: Meditación, bendito tesoro.

¡Hola a todos!


Es Viernes de Inspiración y quiero contaros mi experiencia con un hábito que me parece simplemente maravilloso para incorporar en nuestro día a día. En el librito de ¡Cambia el Chip! os conté un poquito sobre el tema y sin duda es algo en lo que tenía ganas de meterme más a fondo dedicándole un post completo pues creo firmentente que puede ayudar a todas las personas que se animen a darle una oportunidad.

Todo esto lo escribo desde mi humilde opinión y experiencia, ya me encantaría a mi poder deciros que medito 45 minutos diarios en la posición del loto, pero nada más lejos de la realidad ;) Vamos, que soy toda una aprendiz de la materia, pero aún así, los beneficios que noto son brutales.

Mi primer contacto "en serio" con la meditación fue cuando comencé a practicar yoga hace ya cinco años. Hasta entonces, pues alguna vez había intentado hacer alguna cosilla por mi cuenta en casa, pero a los dos minutos me parecía que estaba perdiendo el tiempo y abandonaba sin darle mucha más oportunidad. Como ya os he comentado en alguna ocasión, incorporar el yoga en mi vida me ha traído cambios muy profundos a todos los niveles, sobretodo a nivel de conectar con mi cuerpo y con mi mente, es algo que me sigue fascinando cada vez que lo practico, y también fuera de la esterilla, porque aprendes a incorporarlo casi de manera inconsciente en tu día a día. Yo lo definiría como estar más presente, más conectada con el momento que está sucediendo justo ahora mismo. Y para conectar no hay nada mejor que desconectar, me explico: estamos rodeados de estímulos y (pre)ocupaciones y la mayoría del tiempo llevamos un ritmo frenético. Tan sólo parándonos a tomar unas respiraciones profundas podemos notar como nuestra mente se viene al aquí y ahora y una ola de bienestar recorre nuestro cuerpo... en ese momento acabamos de desconectar del mundo para conectarnos a nosotros mismos. Yo solía asociar la meditación con dejar la mente completamente en blanco y alcanzar un estado de desconexión total próximo al éstaxis, por lo que siempre desistía porque me parecía completamente imposible. Pero en realidad ahora sé que es una idea mucho más sencilla pero a la vez mucho más poderosa, es parar, respirar y desconectar para conectar. Todo se reduce a ello.

Y cuándo y cómo puedo empezar?

La buena noticia es que lo podemos hacer en cualquier lugar y en cualquier momento. Como si solo es durante un minuto, el inmediato binestar que ofrece es maravilloso. 

Ahora mismo, en este momento, cierra los ojos y toma unas cuantas respiraciones profundas, sintiendo cada sensación que inunda tu cuerpo, como el aire entra por la nariz, como va llenando tu abdomen, como se expande por todo tu cuerpo para casi inmediatamente abandonarlo. Qué tal, cómo te sientes? Conectar con esas sensaciones es una forma estupenda de desconectar de todo lo demás y regalarnos un preciado momento de paz, es en definitiva salud para cuerpo y mente. Meditar es una estupenda forma de practicar el ahora tan de moda mindfulness, es decir, el traer la mente al momento presente para poner todos nuestros sentidos en lo que esta sucediendo en este preciso instante. 

Para mi, la forma más sencilla de comenzar a ponerlo en práctica es prestando toda nuestra atención a la respiración. Puedes contar cada vez que inspiras y espiras, o bien centrarte en que cada inspiración dure lo mismo que cada espiración, por ejemplo contando hasta 4 ó 6 ( lo que necesites) durante cada una de ellas. Puedes hacerlo en un lugar tranquilo y en una postura que te resulte cómoda, pero también puedes hacerlo en cualquier sitio, incluso mientras caminas por la calle o estás en el autobús. Si derepente te das cuenta que estás pensando en cualquier cosa, vuelve a empezar a centrarte en la respiración sin darle más importancia al asunto, cuando lleves unos días practicando verás como cada vez te distraes menos y alcanzas estados más profundos de conexión. Unos minutos al día son milagrosos y no te robarán apenas nada de tu tiempo comparado con todos los beneficios que vas a sentir desde el día 1, así que creo que sin duda merece la pena intentarlo. 

Otra opción que me encanta y que veo muy útil sobretodo si estás comenzando son las meditaciones guiadas, es decir grabaciones que te van diciendo lo que tienes que hacer o en lo que tienes que pensar, y al oir a alguien dándote las indicaciones pues es más sencillo que te concentres en lo que la persona está diciendo y no se te vaya la cabeza por los cerros de Úbeda.  Aquí te dejo dos meditaciones guíadas que me encantan:


Esta es una meditación guíada para relajar todo nuestro cuerpo, por lo que es ideal para practicar por la tarde o por la noche, antes de irnos a dormir.


Este otro vídeo es una meditación a base de repetir el mantra Sa (nacimiento o infinidad), Ta (vida), Na (muerte) y Ma (renacimiento). En esta página podéis leer todo acerca de esta meditación clásica del kundalini yoga, pero básicamente se trata de cantar el mantra guiados por el video, primero en voz alta, luego en susurros y por último en silencio, cantándolo en nuestra mente. Esta es la parte de la meditación que más me gusta, porque te quedas literalmente en la gloria y cuando vuelven a comenzar los susurros te prometo que es como si hubieses estado en alguna parte muy lejos y derepente tuvieses que volver a la realidad, es una sensación maravillosa. Igual os parece un poco raro al principio eso de ponerse a repetir durante 11 minutos una secuencia de palabras, entiendo que si no estás acostumbrado a estas cosas pueda resultar demasiado místico para algunas personas, pero yo os animo a que probéis a ver qué sensaciones os transmite. Si te gusta y continúas con la práctica, pasará a ser algo de lo más cotidiano en tu día a día.

Estas dos meditaciones son ideales para practicar por la noche, porque por lo menos a mi me relajan un montón, pero en realidad, si las haces por la mañana pues también estás preparándote para tener un día genial. A mi por la mañana según me despierto me gusta quedarme unos minutos prestando atención a mi respiración, es una forma genial de comenzar el día con la mente despejada y no con millones de tareas y cosas por hacer ya revoloteando desde el segundo cero. Pronto os hablaré de un tema que me fascina y que son las rutinas de mañana, sin duda la mejor forma que puede existir para tener un día 10 desde el instante en el que abrimos los ojos.

Y bueno, hasta aquí el post de hoy, espero que os haya parecido interesante y útil y que si os apetece compartáis con todos nosotros en los comentarios si la meditación ya forma parte de vuestra rutina, qué opinión tenéis acerca de ella, si os vais a animar a probar... Me encantaría conocer vuestra experiencia y si tenéis alguna meditación para recomendar y compartir también sería genial.

Os deseo un hermoso fin de semana...

¡Un abrazo enorme!

Y gracias por estar ahí :)

Reyes.


2 comentarios

  1. Me encanta tu entrada de hoy,yo aprendi a respirar en clase de pilates y se nota enseguida la mejoria.Hice algo de meditación hace unos años y me venia bien pero lo deje al mejorar del problema que tenia,igual es bueno volver a ello.besinos

    ResponderEliminar
  2. ¡GRACIAS!...seguiré tu recomendación, hace mil años que hice yoga, luego me pasé a pilates pero si que es verdad que echo de menos la meditación del final.
    Un besazo
    Marialuisa

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por dejar tu comentario!!! No te imaginas la ilusión que me hará descubrirlo :)

Carrot Cake © - DESIGNED BY HERPARK