martes, 28 de febrero de 2017

Falafel de Alubias Blancas al Estilo Indio

¡Hola a todos!


Hoy quiero compartir con vosotros una receta que me tiene enamorada desde la primera vez que la hice. Es tan sencilla y rápida, y además cunde tanto que la preparas una vez y ya tienes comida o cena para unos cuantos días y sin sentir que estás comiendo siempre lo mismo, pues puedes variar el acompañamiento y servirla con cualquier cosa que se te ocurra. 

Estos falafels de alubias blancas son secillamente deliciosos, con un sabor y textura más delicados que el de los clásicos falafels de garbanzos, pero a la vez el toque de especias indias les da una intensidad de sabor extra que es una delicia para el paladar.

¡Estoy segura de que se van a convertir en un básico en tu recetario habitual!

Elaborarlos es tan sencillo como añadir todos los ingredientes a la batidora o robot y triturar un poquito, sin pasarnos, pues no queremos un puré de alubias, tan sólo tenemos que conseguir que todos los ingredientes se mezclen e integren bien. Como siempre, mi querida Optimum G2.1 se encarga de todo y en apenas 5 segundos a velocidad 6 tengo lista mi masa para los falafels. Algunos de vosotros me preguntáis si le doy bastante uso y lo cierto es que la utilizo mínimo una vez diaria, y hasta dos y tres veces si me pongo a hacer varias recetas. ¡Estoy in love con ella, vale para prácticamente todo!


Luego sólo tendremos que darles forma a nuestros falafels para después dorarlos en la sartén con una gotita de aceite o bien hacerlos al horno. A mi me gusta hacerlos todos de una sentada y tener para varios días, pero por supuesto que puedes congelarlos antes de cocinarlos y así poder espaciar más su consumo en el tiempo y tenerlos siempre a mano para cuando tengamos un antojito :D

Vamos allá con la receta:

Ingredientes (Para 12-14 falafels)

  • 425 g de alubias cocidas
  • 1/2 cebolla roja picada
  • 2 dientes de ajo picados
  • 2 cucharaditas de especias indias
  • 1 taza y media de copos de avena (135 g)
  • 1 buen puñado de cilantro fresco picado (o perejil)
  • sal y pimienta al gusto
  • un poquito de aceite de coco (o de oliva virgen extra)
Preparación:

  1. Colocamos todos los ingredientes en un robot, procesador o batidora y trituramos sólo un poco, hasta que todo esté combinado. No hay que pasarse con el triturado ya que no queremos conseguir un puré, si no una mezcla que podamos moldear con las manos.
  2. Damos forma a las hamburguesas con las manos húmedas y en este momento podemos guardarlas en la nevera o congelarlas si no vamos a consumirlas en el momento. 
  3. Calentamos bien una sartén o plancha y le ponemos una cucharadita de aceite de coco, que extenderemos con un pincel o servilleta de papel para que se quede la sartén impregnada por todas partes. Doramos las hamburguesas, unos minutos por cada lado, hasta que las veamos doradas. 
  4. Servimos con una buena ensaladas y acompañadas de nuestra salsa favorita (a mi me encantan con salsa de chile dulce y mostaza).


Por comodidad suelo utilizar alubias de bote, procurando que sean ecológicas y que entre sus ingredientes sólo lleven agua y sal marina. Me gusta lavarlas bien en un colador antes de utilizarlas, este paso es importante sobretodo si no las utilizamos ecológicas. Las lavo muy bien hasta que desaparece la espuma que generan. 

Las especias indias las compro ya preparadas en un bote, aunque puedes utilizar una mezcla a tu gusto de cúrcuma, comino, jengibre, nuez moscada y pimentón picante. Si no te gustan este tipo de sabores te recomiendo que les añadas simplemente pimentón y orégano y te quedarán riquísimas también.

¡Espero que os hayan gustado mucho y que os animéis a preparararlos muy pronto! ¡No olvidéis contarme qué os parece la receta si la probáis!

¡Nos vemos muy pronto con más cosas ricas! <3

¡Un abrazo!

Posdata: para más información sobre la Optimum G2.1 te cuento todos los detalles aquí. Y si quieres verla en funcionamiento no te la pierdas en mi canal de Youtube.

lunes, 6 de febrero de 2017

Escalopines de Seitán con salsa de Champiñones y Puerro (Receta Vegana) y mi paso por Xantar'17

¡Hola a todos!






Arrancamos el primer lunes de febrero con una receta que me ha conquistado. Era mi primera vez con el seitán, un alimento preparado a base de gluten de trigo al que también se le conoce como carne vegetal por la apariencia tan similar que tiene con la carne. 

Y para estrenarme cocinándolo, me apeteció mucho hacerlo en forma de escalopines y lo cierto es que quedaron super ricos, muy sabrosos y crujientes. ¡Me han encantado! Aunque no vaya a ser una receta para mi día a día, básicamente porque no me gusta hacer frituras, para de vez en cuando sin duda merece la pena porque están deliciosos. Y qué os voy a decir de la salsa... cremosísima y con un sabor delicioso, ¡es una pasada!. Además sale mucha cantidad, así que lo que sobra lo puedes guardar en la nevera y tomarlo al día siguiente con un buen plato de pasta y queda espectacular. 

Para la receta, he utilizado el seitán que venía en el lote de productos que me envío Mimasa y como todo lo que he probado hasta ahora de la marca tiene una calidad excepcional. Me encanta sobretodo que sea ecológico, por lo que en su elaboración no se han utilizado aditivos y sólo lleva materia prima de primera calidad. Sus ingredientes son: harina de trigo, tamari, gluten, jengibre, ajo, alga kombu y nada más. Es muy suave y de fácil digestión y además en bajo en calorías y en grasa, pero no en nutrientes, ya que destaca por su contenido en calcio y otros minerales. En definitiva se trata de una fuente de proteína vegetal de excelenta calidad y de fácil absorción por nuestro organismo.

Tengo muchísimas ganas de seguir experimentando con el seitán y probar nuevas maneras de cocinarlo, creo que simplemente macerándolo un poco y pasándolo por la plancha tiene que estar riquísimo.

                                         escalopines seitán mimasa salsa champiñones puerro


¡Pues vamos allá con la receta, es súper fácil!

Ingredientes para 2 personas:
  • 1 tarro de Seitán Mimasa (250 g peso escurrido)
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 pizca de sal marina
  • 2 cucharadas de harina de garbanzos
  • 1 cucharada de salsa tamari Mimasa
  • harina de trigo integral y ecológica para rebozar
  • pan rallado de maíz ecológico para rebozar
  • aceite de oliva para freir
Para la salsa:
  • 250 g de champiñones
  • 1 puerro grande
  • 1 trozo de coliflor de unos 50 g (opcional, para darle más cremosidad a la salsa)
  • 1 cucharadas de levadura nutricional
  • 1 toque de nuez moscada recién rallada
  • 160 ml de leche de avena
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen
  • sal y pimienta al gusto
Preparación:
  • Vamos a comenzar preparando la salsa, para ello calentamos la cucharada de aceite de oliva en una sartén y salteamos el puerro picado en juliana hasta que esté tierno. En ese momento añadimos los champiñones y salteamos un par de minutos para que se ablanden un poco. Incorporamos ahora la leche de avena y la coliflor y dejamos que se caliente todo bien y que hierva unos cinco minutos. 
  • Trituramos la salsa junto con la levadura nutricional, la nuez moscada y sal y pimienta al gusto.
  • Para los escalopines, cogemos el seitán y lo cortamos en lonchas finas, del grosor deseado que queremos que tengan los escalopines.
  • Disponemos tres platos, en uno pondremos la harina, en el otro un falso huevo de harina de garbanzos que haremos simplemente mezclando la harina de garbanzos con la cucharada de salsa tamari y un poco de agua hasta que tenga la consistencia de un huevo batido, y por último el pan rallado de maíz mezclado con el ajo en polvo.
  • Calentamos abundante aceite de oliva en una sartén y cuando esté bien caliente pasamos las rodajas de seitán primero por la harina de trigo, luego por la mezcla de harina de garbanzos y por último por el pan rallado de maíz con ajo y freímos hasta que estén dorados los escalopines.
  • Servimos inmediatamente con la salsa (podemos darle un golpe de calor en el último momento).

¡Y a disfrutar!

Podéis cambiar el pan rallado de maíz por pan rallado normal, yo lo utilicé porque es el que suelo tener por casa, me encanta el sabor y el color dorado que aporta. Como veis la receta es súper fácil y rápida, en total no tardaremos más de media hora en hacerla y tenerla lista en nuestra mesa. Lo acompañé de unas patatas asadas, muy especiadas, que están para chuparse los dedos literalmente :) La receta la podéis encontrar en el librito de recetas ¡Cambia el chip!

Espero que os haya gustado mucho y sobretodo que os animéis a probarla, para muchos de vosotros serán ingredientes, sabores y texturas nuevos, también para mi, y sin duda merece la pena probarlos. Dan un juego infinito de posibilidades y podemos dejar volar nuestra imaginación para cocinarlos de distintas formas, y eso me encanta. Ya tengo en mente unas cuantas elaboraciones más para el seitán, os las iré enseñando todas. 

escalopines seitán mimasa vegana xantar
Y ahora os quiero contar un poquito de lo que viví este fin de semana en Ourense, donde tuve el placer de asistir por segunda vez a Xantar, el salón internacional de gastronomía y turismo de la ciudad que este año cumplía su décimo octava edición. Cuando me llegó la invitación no pude ponerme más contenta, ya que el recuerdo que guardo de la primera vez que fui hace ya tres años es inolvidable. Quiero darle las gracias a todo el equipo de Xantar, por invitarme y por tratarme como a una reina, con una gestión impecable y todos los detalles cuidados al máximo. Y cómo no, quiero mandarle un abrazo enorme a los culpables de que Xantar siempre me dejé el mejor sabor de boca, mis compañeros bloggers del encuentro, y muy especialmente a Rubén AmorínAlberto RibasJose Luis OliveiraSandra NovoMalena GonzálezConchi Zúñiga y Manuel Babarro, que ya me recibieron con los brazos abiertos hace tres años y a los que tengo un cariño infinito porque no pueden formar un mejor equipo de aventuras gastronómicas :) ¡Os quiero mucho chicos, muchísimas gracias por todo!

También tuve la inmensa suerte de conocer a compañeros maravillosos, y nada mejor que unas cuantas imágenes para mostraroslo y que podáis ver un poquito de algunas de las actividades de las que disfrutamos. 

xantar
¡Foto de familia del IV encuentro de bloggers!

El delicioso postre que cocinó en el showcooking Tere Rico, del blog Un Momento Dulce. Es un merengue crujiente relleno de toffe de piñones y marrón glacé, con castañas en almíbar y crema de queso mascarpone y cebreiro, acompañado de un delicioso helado de castañas.
(foto de @aconteceenourense)
La original ensalada de patata con mejillones en escabeche que presentó Inés Carcacía, de El Toque de Inés. También presentó un delicioso chupito de salmorejo con berberechos.
(foto de @aconteceenourense)
Mi propuesta, un canapé de pan de Cea tostado con calabacín ecológico a la plancha, queso San Simón da Costa y pesto de grelos.
(foto de @aconteceenourense)

Tras el showcooking con Inés, Jose Luis Oliveira, Tere Rico y Mercedes Gonzalez



Cata de cervezas Estrella de Galicia

Durante la cata con Rubén Amorín y Sandra Novo
(foto de @aconteceenourense)

Showcooking del chef Luis Vidal Bautista con  Aceites Abril preparando una deliciosa falsa castaña elaborada con trufa de chocolate y aceite de oliva y una crema de aceite de oliva... ¡Cómo estaba!
Cena en el restaurante de Panamá, país invitado de esta edición. Sabores frescos y muy sorprendentes, como este pescado empanado en coco con un delicioso curry verde.

Durante la cena con Manu, Conchi, Sandra, Rubén y Fidel

Visita guíada por el casco antiguo de Ourense donde también tuvimos la oportunidad de recorrer a fondo su maravillosa catedral

Baño en las preciosas termas de Outariz con mis compis Jose Antonio y Alberto

Foto de grupo junto al concejal de turismo Jorge Pumar

¡Y no podía faltar el pulpo!



¡Una vez más muchísimas gracias a todos por hacerme pasar un fin de semana inolvidable! ¡Fue un placer conoceros a todos y espero que muy pronto nos volvamos a reunir!

Os dejo con toda la relación de bloggers que asistimos al encuentro:

¡Y nada más, me despido por hoy!

¡Gracias Xantar, gracias Ourense, gracias Galicia, gracias compañeros!

¡Un abrazo muy fuerte!

viernes, 27 de enero de 2017

Viernes de Inspiración: Diario Mindfulness de Alimentación

¡Hola a todos!

diario mindfulness de alimentación

Hoy quiero compartir con todos vosotros una herramienta muy poderosa que a mi me ayudado muchísimo en mi camino hacia una alimentación más saludable y sobretodo, más consciente. Y de esto precisamente trata el mindfulness, de entrar en un estado de atención plena, de consciencia plena en el momento presente, el que está sucediendo justo ahora mismo, poniendo todos y cada uno de nuestros sentidos en ese preciso instante para saborearlo y exprimirlo al máximo, interiorizando así todo el abanico de sensaciones que tiene para regalarnos.

Y esto, que puede parecer sencillo a simple vista, es algo bastante complejo en un mundo cargado de estímulos externos y distracciones como el que vivimos. Es difícil estar presentes al cien por cien en algo, porque hay notificaciones, ruidos, televisiones de fondo, luces, aromas, una mosca que pasa... cualquier estímulo que de pronto hace que cambiemos el foco de una cosa a otra sin darnos cuenta de ello, sin ser conscientes. Todo esto afecta bastante en nuestro día a día, sobre todo hablando en términos de productividad y para ello el mindfulness propone diversos ejercicios y técnicas para volver a centrarnos en lo que de verdad es importante en ese momento.

Y en cuanto a lo que alimentación se refiere, el mindfulnes tiene mucho que aportarnos, sobretodo si somos personas que a veces no tenemos una relación muy amigable con la comida, con episodios de hambre emocional que nos hace comer de forma compulsiva ciertos alimentos que en el fondo no querríamos habernos tomado porque sabemos que no nos aportan nada bueno.

Hace ya unos 6 años que entré en contacto con este tema por primera vez tras comprarme en la Fnac el libro Mindfulness y Alimentación de Susan Albers. Estaba sumergida rebuscando entre la sección de libros de cocina (¡para variar!) y este ejemplar captó mi atención porque nunca había oído el término previamente. Me leí el resumen y me pareció un tema muy interesante, que además me podría venir muy bien ya que yo misma tenía con frecuencia esos episodios de ansiedad por la comida con los que me sentía fatal. Y justo la frase que viene en la portada decía: "Cómo relacionarse con la comida de forma equilibrada". Así que no me lo pensé dos veces y me lo llevé a casa.

Me lo leí en apenas una tarde, porque es muy cortito, y me gustó mucho, me pareció sobretodo una información muy útil y pensé que sin duda podría funcionar si lo aplicaba. El problema es que como muchas veces nos pasa en la vida, preferí quedarme en mi zona de confort y no pasar a la acción para comenzar a poner en práctica las ideas y ejercicios propuestos en el libro. 

Y así seguí sin que nada cambiase en mi relación con la comida, hasta que en 2014 llegó mi llamada para cambiar el chip :) En ese año me fui a vivir con mi novio y lo cierto es que al principio comenzamos a comer bastante mal, tirando mucho de precocinados, patatas de bolsa y cocacola (¡que en mi vida había bebido en casa!). Independizarnos fue al principio un poco caótico en lo que a organizar las comidas se refería, para los dos era nuestra primera vez fuera de casa y sin duda nos dejamos llevar por la emoción de estar sólos :D

La cuestión es que pocos meses después yo me sentía sin energía, no dormía bien y estaba por momentos enfadada conmigo misma y con el mundo, a parte de unos hermosos siete kilos que se habían instalado en mi. Era como si no fuese yo misma, como si fuera otra persona, y no me sentía para nada agusto en esa nueva piel. Y en ese momento me preocupaba también el exceso de kilos, ya que nunca antes había cogido más que dos o tres. Así que después de varios intentos fallidos de intentar cuidarme por mi cuenta, decidí ir a NaturHouse a que me pusieran una dieta. Empecé super motivada y segurísima de lo que estaba haciendo y hasta dónde quería llegar, pero recuerdo que la primera semana fue durísima ya que prácticamente no comía más que piña, caldo depurativo, espárragos trigueros (a los cuales cogí algo de manía), yogures desnatados y pechuga de pollo, todo ello acompañado de un biscote de pan tostado al día y las cápsulas e infusiones a base de alcachofa y cola de caballo que me vendieron allí, ya que las consultas son gratuítas y sólo pagas por los productos que te llevas a casa. Pasó la primera semana y había bajado dos kilos y pico, por lo que estaba super contenta y me pareció que el esfuerzo había merecido bien la pena. Pero las siguientes semanas eran exactamente iguales, los menús apenas variaban y ya estaba en una monotonía como si llevase toda mi vida comiendo lo mismo. Seguía bajando de peso, ya no tanto, pero la cosa seguía rodando y al mes y medio, con casi cinco quilos bajados decidí que lo dejaba porque veía que aquello no era para nada sostenible en el tiempo y en que cuanto lo dejase iba a volver a mis viejos hábitos, con el consecuente efecto rebote nocivo que iba a experimentar mi cuerpo.

Y fue justo ahí cuando cambié el chip. Decidí que no quería ponerme a dieta nunca más, que siempre que lo había hecho solo había estado ansiosa y de mal humor y que así no merece la pena vivir. Que además eso no se puede mantener a largo plazo. Estaba segura de que había otro camino y en realidad muchas veces había oído hablar de que lo que de verdad funciona es un cambio de hábitos, el problema es que asociaba esa idea a estar básicamente a dieta de por vida, y por eso no me gustaba. Creo que ese es el problema de por qué a muchos nos cuesta iniciarnos en ese cambio de hábitos. El "para siempre" da mucho miedo y suena a que vas a pasarte la vida comiendo de forma monótona e insulsa y sin apenas caprichos para alegrar el body :)

Pero lo cierto es que no es así, y cuando de verdad algo en tu interior hace click y decides que te quieres y que te mereces lo mejor, empiezas a ver las cosas de otra forma. En ese momento te olvidas de la báscula y las calorías y te centras en los nutrientes, en darle a tu cuerpo productos lo más naturales posibles y minimizar las cosas que sabes que no te sientan tan bien, ni a corto ni mucho menos a largo plazo. Y esto no sucede de la noche a la mañana, hay que leer mucho y buscar información alternativa, porque a nuestro alrededor prácticamente sólo hay mensajes de que delgadez  es igual a felicidad y no importa si pierdes la salud o el humor por el camino. Hay mucha presión social, sonbretodo si eres mujer. Pero hay gente "revolucionaria" que elige no someterse a dicha presión, gente que cree que hacer las cosas de otra forma es posible y que elige quererse de forma incondicional. Gente tan inspiradora como Ana Moreno, Nuria Roura, Carla Zaplana, Ella Woodward, Juan Llorca, Elka Mocker... que para mi han marcado un antes y un después en mi forma de relacionarme con mi cuerpo y conmigo misma en general. 

Y por supuesto que no soy perfecta, y muchas veces me equivoco, pero intento no ser dura conmigo misma y felicitarme por cada paso que he dado hasta aquí. Lo importante es eso, el camino, no la meta, y que si te desvías de él en cualquier instante, la consciencia te devuelva a él, por que en el fondo sabe que es lo que de verdad te hace sentir bien.

Como os comentaba en la introducción, llevar un diario de mindfulness es una poderosísima herramienta que puede ayudarnos a mejorar nuestra relación con la comida y llevar un estilo de vida más saludable. En él tenemos que anotar todo lo que comemos a lo largo del día, todo, lo hayas hecho bien ese día, o no lo hayas hecho tan bien, y lo más importante es anotar justo al lado de cada comida o alimento cómo nos sentimos antes, durante y después de ingerirlo. Todo esto nos obliga a estar mucho más atentos a nuestro cuerpo y comer de manera más consciente, ya que estás escuchando a ver qué pasa dentro. Imagináte que vas a comer chocolate, y que antes de comértelo estás pensando si hacerlo o no porque te intuyes que después te vas a sentir culpable. Mientras te estás comiendo el chocolate quizás estás super feliz pero engullendo tan rápido que apenas lo saboreas y después de haber terminado quizás te sientes decepcionado contigo mismo. Pues en ese momento, o por la noche al final del día, tienes que anotar eso en tu diario, todo tal cual lo sientes, con pelos y señales. 

En otra ocasión quizás vas a desayunar un smoothie cargado de nutrientes y antes de tomártelo estás contento porque sabes que vas a nutrir tu cuerpo, y durante y después de tomártelo esa sensación se mantiene y además te sientes ligero y lleno de energía para afrontar el día. También vas a anotar eso con detalle, y así con todo lo que tomes durante el día. Puede parecer algo tedioso, pero en realidad no te va a llevar más que unos pocos minutos al día. Y si sueles planificar tus menús al principio de la semana (otro día hablaremos de esto) pues más fácil aún, porque ya tendrás anotada la comida en cuestión y sólo tienes que rellenar al lado de cada una tus anotaciones personales sobre ella.

Al cabo de unos días ya vamos a comenzar a ver patrones, patrones que igual ya sabes que estaban, como que cuando estás ansioso o malhumorado, por ejemplo te lanzas a por un cierto alimento, pero que al quedar reflejados en un papel toman otra perspectiva. Lo vas a ver todo de otra forma y te van a empezar a encajar comportamientos y reacciones a las que antes no prestabas atención. Vas a saber qué alimentos te sientan mejor y cuales peor, ya que además de escribir cómo nos sentimos emocionalmente en relación a esa comida, debemos anotar también cómo se siente nuestro cuerpo en sí. Si te duele la tripa, si estás hinchado, si tienes gases o si te sientes ligero como una pluma. Información de valiosísima utilidad a la que habitualmente no prestamos mucha atención, o que pensamos que es normal vivir con ella, resignados a que "lo normal" sea que me duela la tripa después de comer esto o lo otro porque soy de digestión lenta. Las cosas no son ni tienen que ser así, el único que puede liderar cómo se siente tu cuerpo eres tú y para conseguirlo este diario va a hacer que des pasos de gigante en tu camino a un nuevo tú, más vital y enérgico.

Me encanta llevar este diario porque me hace mantenerme en el camino. He hecho enormes avances a lo largo ya de casi tres años, pero a veces como es lógico y normal me desvío un poquito. Y el mindfulness te ayuda a volver, a lo que sabes de verdad que te hace sentir mejor que otra cosa y a no culparte por el inciso, sino a sentirte humano y saber que puedes hacer las cosas bien porque las has hecho muy bien hasta ese momento. Pasito a pasito se puede y lo mejor de todo es que sienta fenomenal.

Después de que llevas un tiempo haciendo el diario puedes simplificar un poco utilizando una leyenda, con iconos que representen las distintas emociones con las que comiste y cómo te sentiste a nivel físico. 

Para poder escuchar todas estas señales, lo ideal sería comer y no hacer nada más a la vez, pero esto sé que es difícil de cumplir, a mi por ejemplo si estoy comiendo sóla me encanta ver algún vídeo en Youtube mientras lo hago, tampoco hay que agobiarse con hacerlo todo perfecto, lo bueno e importante es que nos observemos antes y después de cada comida, cómo nos sentimos de ánimo, qué nos apetece comer, si lo que tenemos preparado u otra cosa, cómo nos sentimos después... y también podemos intentar escuchar alguna señal o pensamiento que nos envíamos mientras estamos comiendo, pero sin agobiarnos, ya que también es un placer disfrutar de una comida en buena compañía o en solitario mientras vemos algún programa que nos guste etc. Para mi es como ese momento que me dedico a mi misma en mitad o a final del día y que me presta por la vida, así que hay que disfrutarlo.

Y por supuesto, y ya para finalizar, deciros que todo lo que escribo aquí es mi experiencia personal y mi manera de ver las cosas. Entiendo que habrá gente que esté pensando que estoy loca por sentirme mal por comer ciertos alimentos, pero también me imagino que si has llegado leyendo hasta aquí es porque te sientes de alguna manera identificado conmigo. Las chicas también creo que me vais a entender mejor, porque queramos o no, sufrimos más presión social en este aspecto. ¡Pero tenemos la opción de cambiar el chip y darle la vuelta a la tortilla, de cuidarnos porque nos queremos y queremos sentirnos bien con nosotras mismas, llenas de vitalidad y alegría! Y no sólo porque la báscula devuelva un número que está mejor o peor aceptado por lo que la sociedad entiende que son los cánones de belleza. Si sólo fuésemos eso seríamos muy poco. Y yo ya no quiero ser poco nunca más :)

Si has llegado leyendo hasta aquí, gracias de corazón. Ha sido un post personal y a la vez escribirlo ha sido como un ejercicio liberador que me ha venido muy bien. Ahora mismo escribo estas palabras con una sonrisa enorme en los labios, estoy feliz de haber compartido esto contigo.

Si lo que has leído te ha llegado y ha tocado algún trocito de ti, ya tienes más que el camino ganado, y es que ya estás en el camino, y esa es la mejor de las aventuras. Pasito a pasito se llega a cualquier sitio, me sonrío al pensar que incluso una vez llegué así hasta Santiago :) 

Podemos ir donde queramos, lo más importante es que nosotros mismos lideremos nuestro propio camino.

¡Feliz Viernes, os mando un abrazo enorme!
GuardarGuardar

lunes, 23 de enero de 2017

Cuscús de Coliflor al Estilo Marroquí

¡Hola a todos!

cuscus coliflor estilo marroqui optimum g2.1


Qué tal habéis arrancado la semana? ¡Espero que con muchas ganas e ilusión! :)

Hoy os traigo una receta perfecta para deleitarnos con la coliflor, incluso si no nos gusta mucho, como es mi caso, es una hortaliza que antes no compraba muy a menudo, ya que me costaba bastante lidiar con su sabor, pero que desde hace ya más de un año incorporo muy frecuentemente en mi día a día.

Cuál es el secreto? Pues hacerla en preparaciones con las que camuflamos en mayor o menor parte su sabor original. La uso sobretodo para hacer la salsa Alfredo vegana para acompañar a la pasta, también para los nuggets de coliflor con salsa barbacoa que me chiflan, y para la receta que os traigo hoy, un delicioso cuscús hecho cien por cien a base de coliflor. Si os interesan cualquiera de las otras dos recetas anteriores, no tenéis más que decírmelo y subo aquí.

Adoro el cuscús, me encanta por su versatilidad y sobretodo la rapidez con la que se cocina, en un abrir y cerrar de ojos tienes una base perfecta para mezclar con cualquier cosa. Como más me gusta en en forma de tabuleh o acompañado de pisto de verduras, al que a veces añado también un huevo a la plancha. Pero hoy vamos a cambiar la sémola de trigo por coliflor y así tomar un plato repleto de verduras engañando un poco al paladar.

cuscus coliflor estilo marroqui optimum g2.1


Es super sencilla de preparar, tan sólo vamos a tener que moler la coliflor hasta dejarla con una textura similar a la del cuscús tradicional de trigo. Y tener una buena batidora nos va a facilitar muchísimo el trabajo, aunque podríamos hacerlo también con un simple rallador o un cuchillo y un poquito de paciencia extra.

Yo cojo la coliflor y le quito el tallo leñoso y las hojas y la separo en ramilletes. Luego la pongo en el baso de mi batidora Optimum G2.1 y la trituro con la función de moler que incorpora (programa Grind) , la que sirve para triturar frutos secos, ya que tiene un movimiento que hace que la coliflor también se triture perfectamente. Una vez triturada la pongo en un colador y le doy un buen aclarado, no lo hago antes porque el exceso de humedad no es bueno para la batidora, ya que no queremos que se nos forme una pasta de coliflor. Por ello tenemos que triturar lo imprescindible y en cuanto la veamos lista parar la batidora aunque aún no haya concluído el programa.

cuscus coliflor estilo marroqui optimum g2.1

cuscus coliflor estilo marroqui optimum g2.1

cuscus coliflor estilo marroqui optimum g2.1
¡En pocos segundos, cuscús de coliflor listo!

Y ahora vamos a saltearla con el resto de ingredientes, tan sólo unos minutos para no cocinarla en exceso.

Vamos allá entonces con la receta completa:

Ingredientes para 2 personas:
  • 1 coliflor mediana
  • 1 cebolla más bien pequeña
  • 1 tomate
  • 300 g de calabaza
  • 1 calabacín pequeño (o medio si es grande)
  • 2 zanahorias
  • 1 nabo
  • 300 g de garbanzos cocidos
  • 2 cucharaditas colmadas de ras el hanout*
  • 1/2 cucharadita de cilantro molido
  • 2 cucharadas de uvas pasas
  • perejil fresco para servir
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • sal y pimienta al gusto
  • limón para servir (opcional)
*Si no encuentras ras el hanout, puedes hacer tu propia mezcla de especias utilizando comino, cardamomo, nuez moscada, pimienta negra, canela, pimentón y jengibre.

Preparación:
  • Comenzamos triturando la coliflor como hemos descrito anteriormente.
  • Picamos muy bien la cebolla y el tomate y sofreímos la primera en las dos cucharadas de aceite de oliva junto con las especias, a fuego suave hasta que esté tierna, en ese momento añadiremos el tomate y seguimos cocinando unos minutos, mientras tanto lavamos, pelamos y picamos el resto de verduras (yo a las que son ecológicas no les quito la piel) y las cortamos en trocitos pequeños.
  • Añadimos el resto de verduras a la sartén y salteamos unos cinco minutos hasta que se cocinen un poquito y en ese momento añadimos la coliflor, los garbanzos y las pasas y subimos el fuego para saltear a fuego vivo unos minutos.
  • Salpimentamos al gusto y servimos con perejil fresco picado y un buen chorrito de aceite de oliva y unas mitades de limón.
¡Y a disfrutar!

cuscus coliflor estilo marroqui optimum g2.1


Tenéis sin duda que animaros a preparar esta receta porque estoy segura de que os va a encantar y la vais a incorporar en vuestro día a día, es ligera pero a la vez nutritiva y deliciosa y nos soluciona una comida o una cena en unos pocos minutos. ¡A reconciliarse con la coliflor amigos! :) Y a los que ya os encante, pues esta receta sin duda se convertirá en una de vuestras preferidas.

cuscus coliflor estilo marroqui optimum g2.1


Espero que os animéis muy pronto a probarla y me contéis qué os ha parecido.

¡Os mando un abrazo muy fuerte!

¡Hasta la próxima!

Posdata: podéis saber más de la batidora Optimum G2.1 haciendo click aquí y aquí. Y aquí la podéis ver en funcionamiento. No dudéis en preguntarme cualquier duda que os surja :)

lunes, 16 de enero de 2017

¡La mejor crema de chocolate del mundo! ¡Y encima super sana!

¡Hola a todos!

la mejor crema de chocolate del mundo super sana

Antes que nada quiero desearos un muy feliz 2017, que no nos hemos visto por aquí desde antes de Nochebuena :) 

Tenéis lista de propósitos para este año? 

Yo no he hecho una lista en sí, pero sí que tengo en la cabeza varias ideas que me gustaría incorporar en mi día a día, como por ejemplo cambiar el chip a la hora de las meriendas y las cenas, que son las comidas del día que más me cuesta hacer de forma sana. 

Desayunar y hacer una media mañana y una comida saludable no me cuesta nada y es más, me lo pide el cuerpo, pero a partir de la tarde no sé que me pasa a veces que flojeo y me apetecen cosas no tan saludables para merendar y cenar, supongo que el cansancio acumulado del día influye y nos tiramos a la comida de una forma más emocional y menos consciente. 

Pero también es cierto que auqnue esto me pase a veces, me siento muy orgullosa de hasta dónde he llegado hasta el momento, ya que la mayoría de los días hago bien las cosas y todo ha sido gracias a cambiar el chip. Al final sentirse bien engancha, y el cuerpo te pide más. 

Lo que me gustaría conseguir es que yo pueda decidir de forma consciente comerme una cosa u otra, es decir, comerme por ejemplo un gofre con chocolate porque de verdad me apetece en ese momento y estoy segura a nivel consciente de que me lo quiero comer sin ningún tipo de remordimientos, pero no estar super ansiosa y nerviosa por comérmelo como si lo necesitase y me fuese a morir si no me lo tomo. ¡En otras palabaras quiero dominar yo al gofre y no que el gofre me domine a mi! Sé que muchos de vosotros me entendéis a la perfección :) Se trata de hacer nuestras elecciones de forma consciente y no dejándonos llevar por el primer impulso que sentimos. Y para esto es muy últil escuchar a nuestro cuerpo, como se siente cuando le damos un alimento u otro. 

Así que hoy vengo con una receta que es perfecta para quitarnos el capricho/antojo de dulce de una forma equilibrada y que además va a sentar genial a nuestro cuerpo.

la mejor crema de chocolate del mundo super sana

Es todo un recetón,  de esos que se convierten automáticamente en un imprescindible en nuestra cocina una vez que lo preparamos. Esta deliciosa y cremosísima crema de chocolate, tiene una textura sedosa divina y un sabor a cacao irresistible. ¡Y además sin azúcar ni otros ingredientes sospechosos!

Hay un par de trucos para que se quede cremosísima, aunque el realmente imprescindible es sin duda uno de sus ingredientes estrella, los anacardos. Estos deliciosos frutos secos, se emplean crudos en la receta y remojados durante unas horas, y al ser posteriormente triturados forman una crema extra cremosa que será la base para que nuestra crema de chocolate tenga la textura perfecta. Y si a alguien en la sala no le gustan los anacardos que no cunda el pánico, no vais a notar su sabor, esta crema sabe a chocolate chocolate, ¡del dulce y golosón!

Otro de sus ingredientes estrella para darle una cremosidad extra es el plátano, que podremos emplear normal o congelado, si queremos que nuestra crema sea helada. Y también vamos a utilizar leche de coco, por lo que ya os podéis imaginar el grado de cremosidad que tiene esta delicia de crema. Eso sí, podemos sustituirla por otras leches vegetales, si sólo queremos por ejemplo hacernos una ración, que no va a ser plan de estropear la lata de leche de coco para sólo un poquito.

Cremosa, deliciosa, dulcemente irresistible... ¡venga vamos allá con la receta que además se prepara en un momento!

Para hacer crema de chocolate para tres o cuatro personas (o dos personas muy golosas :D) vamos a necesitar:

  • 1 lata de leche de coco (400 ml)
  • 4 plátanos medianos maduros (congelados si queremos crema helada)
  • 8 dátiles Medjool
  • 4 buenos puñados de anacardos crudos remojados desde la noche anterior y escurridos
  • 4 cucharaditas de açaí en polvo (opcional)
  • 1 cucharadita de vainilla en polvo (o en extracto) (opcional)
  • 4 cucharadas soperas de cacao puro en polvo

la mejor crema de chocolate del mundo super sana

Tan sólo tenemos que triturar muy bien todos los ingredientes, hasta que esté todo muy cremoso. Yo la hago con mi queridísima batidora Optimum G2.1, que en tan sólo 30 segundos a velocidad 6 me daja la crema perfecta, lisa y sedosa, sin ningún resto de ningún ingrediente. Eso es fantástico porque al usar una velocidad que no es muy alta y poquito tiempo no calentamos la preparación por el efecto del motor, si no que todo se tritura tan rápidamente que se mantiene fresco y con todas sus propiedades. Por eso es perfecta para preprar los smoothies de fruta y verdura. Lo cierto es que ha sido una de las mejores inversiones que he hecho, la utilizo mínimo un par de veces al día, vamos que le meto caña de la buena. ¡Estoy feliz con ella, es ya como una extensión de mi brazo en la cocina! :)

la mejor crema de chocolate del mundo super sana
¡en tan sólo 30 segundos está lista, viva la potencia! :)

Me gusta servirla con un poco de coco rallado y granola, pero esto ya es completamente opcional, también queda espectacular con frutos rojos.

Esta crema es ideal para servir como postre en cualquier ocasión especial, o simplemente para darnos un capricho sano y rico en el día a día. Lo ideal es servirla al momento, pero se puede guardar sin problema en la nevera unos días. 

la mejor crema de chocolate del mundo super sana

Muchas veces preparo una versión más simple, ideal para el día a día, que me encanta tomarme para merendar o a media mañana y que a parte de estar también buenísima, te sacia, te carga las pilas a tope y te quita cualquier posbile antojo de dulce. Para ello trituro un plátano, 100 ml de leche vegetal (yo la utilizo de avena), un par de dátiles, la cucharadita de açaí, un puñado de anacardos remojados (incluso sin remojar si se me olvido pornerlos) y una cucharada de cacao en polvo. Y ya tenemos una versión un poco menos sofisticada pero deliciosa también y más práctica para diario.

El açaí en polvo como os digo es opcional, pero es un superalimento con muchísimas propiedades beneficiosas y además tiene un sabor delicioso, por lo que os lo recomiendo totalmente. Es un poco caro, pero cunde muchísimo, yo compré el paquete hará más de un año y todavía me queda casi la mitad.

Por otro lado, intenta elegir un cacao en polvo de cultivo biológico y si es crudo mejor que mejor, porque tedrá intactos todos sus nutrientes. También es un poco más caro, pero es una inversión que sin duda merece la pena, se nota mucho en la calidad y sobretodo en su sabor.

Lo de remojar los anacardos es por que así los activamos, esto quiere decir que liberamos sus nutrientes gracias al remojo, que de otra forma estarían bloqueados en gran parte por sustancias inhibidoras. Así aprovecharemos todo su potencial.

¡Y hasta aquí la entrada de hoy! ¿Qué os ha parecido? ¡Tenéis que probarla que está tremenda! 

Espero que os haya encantado per sobretodo que os animéis a probarla, ¡estoy segura de que vais a repetir muy a menudo!

¡Un abrazo muy fuerte!
Carrot Cake © - DESIGNED BY HERPARK