viernes, 26 de mayo de 2017

Viernes de Inspiración: cómo una buena rutina de mañana puede mejorar tus días

¡Hola a todos!


Bienvenidos un viernes más a esta pequeña sección inspiradora que en el día de hoy trata acerca de un tema que me tiene fascinada: la importancia de tener una rutina mañanera que nos haga arrancar el día de la mejor forma posible, con las pilas bien cargadas y llenos de ilusión para hacer todo lo que nos propongamos.

Hasta hace poco, que he profundizado en el tema y tengo mi propia rutina, no era consciente del absoluto piloto automático que solemos poner por la mañana desde que suena el despertador, vamos un poco como zombies a la ducha o a por el desayuno y en la mayoría de los casos con ganas de dar media vuelta y volver a zambullirnos bajo el edredón. Una buena rutina de mañana nos ayuda a poner foco en lo que realmente es importante, es un excelente ejercicio de mindfulness con el que empezar el día.

La Mañana Milagrosa

Todo comenzó cuando un buen día llego a mis manos el libro La Mañana Milagrosa de Hal Elrod, libro que sin duda os recomiendo porque es de estas lecturas transformadoras que te marcan mucho. En el libro, Hal, basicamente recalca el tremendo impacto que puede tener en nuestro día a día, y especialmente en nuestra productividad, el comenzar el día con una rutina marcada en la que podemos incluir meditación, deporte, lectura, reflexión... He aquí donde llega el conflicto porque para hacer lo que sea que queramos hacer en nuestra rutina vamos a tener que poner algo de nuestra parte y eso es fundamentalmente tiempo, vamos, que nos tenemos que levantar primero, a lo que Hal recomienda que ajustemos simplemente acostándonos más temprano para compensar.


Mi rutina de mañana

Hace ya un par de meses que estoy siguiendo esta rutina todas las mañanas y lo cierto es que me aporta mucho bienestar y sobretodo foco en lo que de verdad es importante ese día. Varias de las ideas que practico son de mi queridísimo gurú Sergio Fernández, del que ya os hablé en este otro post de Viernes de Inspiración. 

En cuanto suena el despertador lo primero que hago es desperezarme un poco y coger la libreta que tengo en mi mesita para leer los tres objetivos que tengo para ese día, uno a nivel personal, otro a nivel profesional y otro a nivel social y establezco cuál de ellos va a ser el más importante, a lo que Sergio llama la roca del día. La roca tiene que ser una tarea que esté cien por cien alineada contigo, que al realizarla te esté acercando un poquito más a la vida que de verdad quieres vivir. Estos objetivos los anoto la noche anterior, justo antes de acostarme, junto con mis agradecimientos diarios. 

Me quedo unos minutos pensando en los objetivos y ya salgo de la cama para hacer un poquito de yoga practicando unas cuantas vueltas del saludo al sol. Ésto fue algo que en un principio me costó bastante, porque siempre tuve la sensación de que según me levanto soy incapaz de moverme apenas, pero a base de práctica pues te das cuenta de que como casi siempre todas esas ideas sólo están en tu cabeza y nada tienen que ver con la realidad. Creemos lo que pensamos, y ninguna frase resume mejor esta que la mítica cita de Henry Ford que dice "tanto si crees que puedes como si no, estás en lo cierto". Así que tenemos que intentar estar receptivos a pensar de otra forma para obtener resultados distintos. ¡Ahora no me imagino comenzando el día de otra forma!

Después de mi mini sesión de yoga matutina me voy al baño a lavarme la cara y también aprovecho para limpiarme la lengua con un limpiador de cobre, son una maravilla, lo usan los yogis en su rutina diaria y te dejan una sensación de limpieza y frescor sin igual, os recomiendo que lo probéis porque en mi caso ha sido todo un descubrimiento, estoy encantada. Yo tengo uno como este que veis en la foto y lo compré en Amazon.



Y ya me voy a la calle con mi perrina para dar el primer paseo matutino. A la vuelta me preparo un litro de agua tibia con limón y me pongo a trabajar mientras lo voy disfrutando poquito a poco. Y así comienzo ya mi jornada laboral, aproximadamente a las 8 de la mañana y esa primera sesión la alargo hasta las 10, que es cuando hago mi rutina de deporte, que va variando dependiendo del día. En esas dos primeras horas de trabajo intento dejar siempre terminada la roca y así cuando llegan las 10 de la mañana aún queda practicamente todo el día por delante pero yo ya tengo terminada mi tarea principal, y eso aporta una sensación de relax y bienestar que no se paga con nada. 

Después del ejercicio ya me tomo mi batido de desayuno y me ducho y para entonces son cerca de las 11:30 ó 12:00 y ya continúo con la segunda sesión de trabajo, hasta la hora de comer. 

En total, todo lo que hago hasta que me siento a trabajar me lleva una media hora, por lo que en el fondo tampoco tengo que hacer un sacrificio de horas de sueño muy grande. Y la diferencia de hacer esa rutina a no hacer nada es brutal, cuando te sientas a trabajar tienes muy claro en lo que te tienes que enfocar ese día y además tienes la estupenda sensación de que ya te has dedicado un tiempo de calidad para ti y eso es una delicia. 

Como veis mi rutina es muy sencilla, si buscáis más acerca de este tema os encontraréis con gente que se levanta a las cinco de la mañana para meditar durante una hora y cosas por el estilo. Lo realmente importante creo que es que tenemos que buscar algún pequeño hábito por el que empezar e ir poquito a poco implantándolo y cuando ese lo tengamos interiorizado pues podemos pasar a incorporar otro. Siempre de forma realista y sobretodo eligiendo aquellas rutinas que de verdad nos aportan y nos hacen sentir bien, es algo muy personal, yo os cuento la mía por si podéis coger alguna idea que os pueda inspirar y que quizás queréis probar a ver cómo os sentís con ella, pero lo importante es sin duda que hagáis aquello con lo que conectéis y que podáis adaptar bien a vuestro ritmo de vida. 

Os animo a que este fin de semana reflexionéis un poquito sobre el tema y busquéis algún hábito que os motive para comenzar desde este mismo lunes a practicarlo a ver que tal os sentís.

Y si ya tenéis alguna rutina de mañana me encantaría que la compartieseis con todos nosotros en los comentarios y así podemos seguir cogiendo nuevas ideas.

Espero que os haya gustado mucho este viernes de inspiración.

Os deseo un muy feliz fin de semana.

¡Un abrazo!

Reyes.

1 comentario

  1. Me ha encantado esta entrada Reyes!!! Muchas gracias por compartir tu rutina mañanera. Yo por las mañanas trabajo en casa y siempre me lío a hacer cosas de casa (lavadoras, la comida...) y me cuesta mucho concentrarme. Hago yoga, pero cuando encuentro un hueco. Saco al perro cuando puedo. Y así, que no me centro. Voy a probar con tus consejos, a ver si me hago una rutina que me guste y me aporte :)

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por dejar tu comentario!!! No te imaginas la ilusión que me hará descubrirlo :)

Carrot Cake © - DESIGNED BY HERPARK