lunes, 31 de octubre de 2016

Pastel de Calabaza sin azúcar sano y delicioso...¡Happy Halloween!

¡Hola a todos!

No podía faltar una deliciosa receta con calabaza para celebrar la noche más terrorífica del año. Y si además los ingredientes que lleva son de lo más saludables para tratarse de un dulce pues no le podemos pedir más... ¡pastel rico y sano sin remordimientos! ¡Treat please! :D

He querido recrear la típica receta de pastel de calabaza americano, que tradicionalmente se elabora con una base de masa quebrada y un relleno de calabaza, huevos, mantequilla y azúcar. En vez de estos ingredientes, para la base he escogido una mezcla crujiente de avellanas, coco y dátiles, una combinación que me tiene loca y que estoy poniendo ultimamente en todas las tartas que hago, bien así tal cual o bien con un poco de cacao crudo en polvo para darle un toque chocolateado. Para el relleno utilicé calabaza, leche de avena, avena en copos, sirope de ágave y un poquito de aceite de coco, además de especias varias y el resultado no ha podido gustarme más: un delicioso y especiado sabor a calabaza en cada bocado que además tiene una textura fundente que se deshace en la boca. ¡Está exquisito!

La elaboración no puede ser más sencilla, tan sólo necesitamos una buena batidora o robot para hacer tanto la base como el relleno y luego va todo al horno y... ¡listo!. Yo utilicé mi queridísima Optimum G2.1 que tritura a la perfección los ingredientes de la base para que puedan formar una pasta consistente y deja también perfecto el relleno, quedando cremoso y fino como la seda. ¡Cada día que pasa estoy más enamorada de ella, es la compañera perfecta para una cocina creativa y saludable!


¡Vamos allá con la receta, ya veréis qué fácil!

Ingredientes:

Para la base:

  • 100 g de avellanas
  • 5 dátiles (preferiblemente de la variedad medjool)
  • 70 g de coco rallado
  • 1 pizca de sal

Para el relleno:
  • 400 g de calabaza cruda (peso sin piel)
  • 60 ml de sirope de ágave (6 cucharadas soperas aproximadamente)
  • 3 cucharadas de avena en copos (o de harina de avena) (puedes sustituirla por maizena u otra harina libre de gluten para una versión sin gluten)
  • 40 ml de leche de avena (o cualquier otra leche vegetal)
  • 1 cucharadita de aceite de coco (se puede omitir o sustituir por aceite de oliva o girasol)
  • 1/2 cucharadita de vainilla en polvo (o extracto de vainilla)
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • una pizca de clavo molido
Elaboración:
  • Comenzamos cociendo la calabaza hasta que esté tierna. Para ello, la cortamos en trocitos y la ponemos en una olla o cazo con un pelín de agua, con que cubra un poco la base es suficiente. Dejamos cocinar hasta que esté tierna, más o menos durante unos 20 minutos. Escurrimos bien el agua sobrante y reservamos.
  • Precalentamos el horno a 160ºC. 
  • Trituramos todos los ingredientes de la base hasta que formen una pasta manejable y la extendemos en la base de un molde forrado con papel vegetal. La distribuimos bien para que cubra la base y las paredes. Reservamos.
  • Para el relleno, trituramos todos los ingredientes, incluída la calabaza que ya hemos cocido, hasta que esté todo bien fino y cremoso.
  • Ponemos el relleno sobre la base y horneamos a 160ºC durante una media hora, hasta que veamos que el relleno está más o menos firme. Dejamos enfríar en el molde y ya estará lista para servir...
¡Y a disfrutar!



Mi recomendación es que al distribuir la pasta de la base por el molde, no dejes muy fina la parte superior que recubre los lados del molde, porque es posible que se te churrusque un poco como me paso a mí, así que mejor que quede todo gordito y uniforme aunque no llegue tan arriba y así quedará perfecto.

El pastel aguanta muy bien en la nevera durante varios días, de hecho fresquito está buenísimo, aunque también templado, así que te recomiendo que lo pruebes en todas sus fases para que te quedes con la que más te gusta :D



Especiado, cremoso, fundente, dulce, delicado... ¡Tenéis que probarlo para comprobar que me quedo corta con los adjetivos... es riquísimo!

Espero que os animéis a prepararlo, para esta noche o para cualquiera del año, porque sé que os va a encantar!!! ¡Ya me contaréis qué os parece!

Os mando un besote muy pero que muy fuerte y os deseo que disfrutéis de esta noche en buena compañía... ¡¡¡y mañana del día festivo!!!

¡Un abrazo!

Posdata: en este enlace te cuento más sobre mi Optimum G2.1 y también puedes ver más info pinchando aquí.



Si haces ésta o cualquiera de mis recetas, puedes compartirla en las redes sociales utilizando el hastag  #yoestoycambiandoelchip

¡Me encantará verla! <3
Una foto publicada por B L U E 💙 (@blue_the_weimi) el

¡Blue os desea también una muy feliz noche de Halloween! Podéis seguirla en su instagram si os apetece!!! :D

Muaaaack!!!

3 comentarios

  1. un clásico de Halloween ,seguro que estaba de vicio ¡¡¡ besotes

    ResponderEliminar
  2. Hola, la he preparado y me ha quedado rica, pero la masa no ha quedado compacta, he utilitzado datiles normales pero le he puesto mas cantidad, que me recomiendas para que no me vuelva a pasar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que por los dátiles creo que el problema ha estado en que igual no trituraste durante suficiente tiempo la mezcla, para que la avellana suelte sus aceites esenciales y te permita formar la masa. Los dátiles ayudan también, pero sobretodo lo que da la consistencia pegajosa para poder compactar la masa son los aceites que contiene la avellana. Espero haberte ayudado :) Un abrazo!!!!

      Eliminar

Muchísimas gracias por dejar tu comentario!!! No te imaginas la ilusión que me hará descubrirlo :)

Carrot Cake © - DESIGNED BY HERPARK